martes, 9 de septiembre de 2008

CIRCOS Y ETOLOGIA


Sociedad de Etología Clínica Veterinaria de Chile – SECVECH


“ Emociones, patrones de comportamiento, trastornos de comportamiento y
Bienestar Animal ”




María José Ubilla
Médico Veterinario
Magíster en Etología Clínica y Bienestar Animal
Candidata a Doctor en Comportamiento Animal y Humano
Presidenta SECVECH



La Etología es la ciencia que estudia el comportamiento animal.

La etología se relaciona estrechamente con el estudio del Bienestar Animal (BA) el cual puede abordarse desde distintos puntos de vista. Muchos animales en cautiverio se encuentran son incapaces de adaptarse al ambiente o se adaptan con un gran costo biológico y a raíz de esto presentan diversas patologías físicas y comportamentales que pueden llegar a causar la muerte. En este caso el BA sería insatisfactorio.
Así el BA involucra no solo la salud física del animal, sino que la salud mental y natural de estos. La salud mental conlleva a la consideración de que los animales son capaces de sentir y tener emociones.
El hablar de emociones en los animales presenta cierto resquemor incluso en algunos médicos veterinarios, debido mayoritariamente al temor de antropomorfizar a los animales. Pero hoy en día se ha podido demostrar que los humanos y los animales tenemos las mismas estructuras y funciones
neurológicas, por lo que las diferencias no son cuantitativas sino cualitativas.

Los animales presentan emociones tales como el sufrimiento como resultado de dolor físico, emocional o por estrés, el miedo, la ansiedad o la frustración. Considerando lo anterior la falta de BA puede llevar a un deterioro de la salud mental y física del animal, lo que se traduce en trastornos de comportamiento, siendo los más comunes las estereotipias (persecución de cola, balanceos, automutilación, vocalizaciones persistentes, movimientos de un lado a otro, etc.), la agresividad, la depresión, la apatía, las conductas redirigidas y las fobias.

Frecuentemente estos trastornos de comportamiento se observan en animales utilizados en circos, producto a la incapacidad, por parte de estos animales, de adaptarse al precario ambiente en que se desarrollan y viven cautivos, típicamente caracterizado por la falta de compañeros sociales, de
espacio e instalaciones adecuadas, de estímulos de tipo ambientales naturales o enriquecimiento ambiental y sometidos a entrenamientos realizados por supuestos “entrenadores” que desconocen las necesidades de los animales, el comportamiento propio de la especie, los patrones de comunicación de estas y que normalmente basan sus prácticas en estímulos aversivos y de maltrato animal.

Ecopolis, Disciplinas Integradas