jueves, 28 de mayo de 2009

La verdad sobre la futura Ley de "DESprotección" Animal en Chile


Ley de DES-Protección Animal en Chile - Análisis Crítico

Como sabrán desde hace muchos años que se tramitan dos proyectos de protección animal en el Congreso; uno es civil y el otro es penal: el civil regula el trato o relación con los animales (se le llama Ley Marco) y el penal sanciona los actos de maltrato o crueldad (se le llama Ley que Sanciona el Maltrato). Esto cambió el miércoles 20 de Mayo. El epicentro de la discusión legislativa se encuentra en la Comisión de Medio Ambiente del Senado compuesta por los Honorables, Srs.: Longueira, Allamand, Horvath, Navarro, Ávila. Ellos han tomado una decisión que cambia el escenario en la agenda legislativa y en la discusión del proyecto porque resolvieron "fusionar" ambos proyectos para evitar entrampamientos y demoras innecesarias, presentando al Senado en su conjunto una nueva "moción parlamentaria" sobre la cual existe un acuerdo político entre ejecutivo y legislativo para aprobar en breve plazo, y por fin, una ley de protección animal. Hasta aquí todo suena lógico e inteligente.

El problema surge de la redacción final de este proyecto único, que no es más que un esfuerzo fallido por hacer una buena síntesis de las iniciativas precedentes pero que, en los hechos, es un retroceso mayúsculo porque elimina indicaciones fundamentales presentadas en los proyectos anteriores (como el derecho a querella por parte de las organizaciones de protección animal) y no recoge las propuestas del movimiento animalista, como las planteadas por la coalición CEFU tales como sanción al abandono, obligatoriedad de denuncia a los veterinarios, la incorporación -vía legal- de los animales en los protocolos de rescate de la ONEMI propuesta de Ecopolis, además de las propuestas de otras organizaciones como Animanaturalis (contra el rodeo) y CDA y otras organizaciones (contra los circos con animales). Además, dicho texto, bordea la inconstitucionalidad (nos hacemos cargo de esta opinión) al establecer un cerco de impunidad legal explícito para casos de maltrato animal cometidos en "actividades deportivas donde participen animales". O sea, ante la eventualidad de que se cometa un acto de maltrato en el contexto de una actividad deportiva con animales, ese delito no será sancionado conforme al Código Penal sino que conforme al reglamento del establecimiento, club o federación respectiva. Es decir, en el afán de legislar protegiendo intereses o grupos privilegiados se crea una excepción que impide la persecución de responsabilidades penales para casos de maltrato... eso es un escándalo, una arbitrariedad y en suma una injusticia. Lo que reviste mayor gravedad es la negación de la "legitimación activa", es decir, del derecho a querellarse por actos de maltrato (que sí estaba contemplada en el anterior proyecto). Qué sentido tiene fijar reglas si no se puede perseguir a quien, de la peor manera, las infringe (cometiendo el ilícito!!!).

No basta con la posibilidad de denunciar (ya sabemos dónde terminan la mayoría de las denuncias); queremos que se reconozca nuestro derecho a entablar querella por actos de maltrato, para defender a los que no pueden defenderse por sí solos y cuya defensa, por cierto, no es relevante para el Estado.
Por todo lo anterior, hacemos un llamado a todas las personas y organizaciones defensoras de los derechos animales a escribir a los Honorables Senadores, de todas las circunscripciones, y hacerles ver que si bien la intención que motiva la "fusión" de los proyectos es positiva, su contenido normativo tendrá un efecto inverso al deseado porque no sanciona el principal y más recurrente problema de maltrato animal en Chile (el abandono) y, por otra parte, impide a los ciudadanos perseguir penalmente los más atroces casos de crueldad cometida contra animales. De qué sirve una ley que diga "los animales deben ser respetados" ¡si esa misma ley no entrega las herramientas jurídicas que garanticen el cumplimiento y sanción de la norma!.

Las indicaciones que pedimos, como Ecópolis, como animalistas y como parte de una coalición nacional de organizaciones son básicamente:


1. Legitimación activa (derecho a querellarse)
2. Obligatoriedad de denuncia para profesionales del área

3. Sanción expresa del abandono y maltrato por omisión
4. Protocolo legal de rescate animales de la ONEMI Todo lo que ayude a unir voluntades sirve. Y todo lo que sirva para hacer que estos señores nos escuchen y entiendan, es un pequeño triunfo por la dignidad y derechos animales.


Ecópolis, Disciplinas Integradas