sábado, 26 de septiembre de 2009

Asedian a primates para experimento, en Puerto Rico



El gobierno de Puerto Rico planea para 2010 construir un criadero de más de mil primates
.




El proyecto es propuesto por la empresa Bioculture Puerto Rico Inc., subsidiaria de Bioculture Mauritius Ltd., fundada en 1984 y cuyo negocio es la venta de primates de la especie Macaca fascicularis a la comunidad de investigación biomédica a través de sus distribuidores en Gran Bretaña, EU y Japón.

Esa empresa convenció al gobierno de la isla de las bondades de construir un criadero de estos animales y separó para ello un área de poco más de 50 kilómetros en el municipio Guayama, al sur de Puerto Rico.
En una reciente conferencia de prensa, el director ejecutivo de la Compañía de Fomento Industrial, Javier Vázquez, defendió la idea y aseguró que será buena para la economía del país y para las investigaciones científicas y farmacológicas.
Estimó que, como parte del impacto económico de las instalaciones de la actividad de BioCulture, en la isla se crearán más de cien empleos en la fase de construcción y entre 25 y 50 en la operación, y que esa actividad complementa el desarrollo de la industria bioquímica que está en Puerto Rico y el componente de investigación científica que debe acompañar ese desarrollo.
Aseguró además que BioCulture Puerto Rico Inc. observa todos los requisitos de seguridad, calidad y trato humanitario a los animales. Minimizó el riesgo de un escape de primates, aunque aclaró que el gobierno
exigirá una fianza que cubra algún gast
o que surja de una huida o algún otro imprevisto. También restó importancia al posible impacto ambiental de esa operación. Los primates que podrían traerse a Puerto Rico y el número que se reproduciría para la venta aún no está claro, pero la prensa y grupos opositores al proyecto manejan una cifra de entre tres mil a 17 mil, lo que convertiría al país en el principal exportador del mundo de estos animales. Esa última cifra se obtiene asumiendo que habría cerca de mil primates en cada uno de los 17 edificios que según estos informes se proponen para el área.
Organizaciones protectoras de animales, grupos ambientalistas, el Colegio de Abogados de Puerto Rico y el de Médicos Cirujanos, entre otras, así como las internacionales People for the Ethical Treatment of Animals (PETA), Physicians Committee for Responsible Medicine (PCRM) y Humane Society of the United States (HSUS), entre otras, muestran su rechazo.
La legislatura municipal de Guayama aprobó una resolución oponiéndose al proyecto, y el Senado puertorriqueño conduce una investigación sobre los permisos otorgados a la empresa. El plan era iniciar operaciones en 2010. Esa posibilidad ahora es poco probable ante los problemas políticos y judiciales que enfrenta el proyecto. Los próximos meses serán claves en el futuro de esa propuesta.