domingo, 4 de octubre de 2009

DERECHOS ANIMALES EN CHILE, ¿AVANCE, RETROCESO… O CONTINUAMOS IGUAL?

Aspectos a destacar de lo positivo y lo negativo en relación a los derechos animales, desde una perspectiva no abolicionista, considerando categorías de bienestar animal, conciencia social y estado de avance de las instituciones del Estado en torno a la protección específica de los animales de compañía (tangencialmente de los animales históricamente denominados “de granja” y “de circo”, relación que merece análisis especial).
Se trata de un resumen que recoge, desde una perspectiva jurídica e institucional, las más sentidas reivindicaciones de las organizaciones de protección animal y de defensa de los derechos animales en la V Región y en todo Chile:


Lo positivo:

Existe una mayor conciencia en el seno de la sociedad, especialmente en lo que se refiere a la tenencia responsable de animales de compañía; es decir, el concepto de “bienestar” se asocia no sólo a comida y abrigo sino también a una dieta adecuada, vacunas al día, desparasitación, espacio, recreación. Hoy en día el reproche social por conductas de maltrato animal y de abandono es claramente mayor que hace algunos años atrás. EXISTE MAYOR CONCIENCIA DEL DEBER DE DENUNCIA Y DEL DEBER DE CUIDADO RESPECTO DE LOS ANIMALES QUE DEPENDEN DE NOSOTROS.



Claramente se ha extendido el concepto -correcto- de que los animales no humanos (con quienes compartimos un sistema nervioso central idéntico o similar) tienen igual capacidad de padecer que los animales humanos, es decir nosotros. Prueba de ello es el fenómeno sociológico que significó que el mundo entero y la comunidad nacional clamaran por el rescate de los animales atrapados en Chaitén, por erupción del volcán homólogo. En los momentos más críticos la Cámara de Diputados unánimemente exigió al Gobierno de Chile implementar el rescate de los perros no considerados en la última evacuación (mayo de 2008). LOS ANIMALES MERECEN SER CONSIDERADOS EN LOS PROTOCOLOS DE RESCATE ANTE CATÁSTROFES. LA ONEMI DEBE RECOGER EL MANDATO DE LA CÁMARA DE DIPUTADOS EN ESTE SENTIDO.




A lo largo de todo Chile han proliferado las agrupaciones de protección animal y de defensa de derechos animales, algunas más o menos radicales, diversas en su composición y ámbitos de acción pero que, en definitiva, son percibidas por la retina social como parte de un "Movimiento por los Animales". LA SOCIEDAD CIVIL SE ORGANIZA Y REPRESENTA UN SENTIR CRECIENTE DE RESPETO A LOS ANIMALES QUE SE VE REFLEJADO EN TODO TIPO DE MANIFESTACIONES, ARTÍSTICAS, DE PROTESTA E INCLUSO INICIATIVAS PARLAMENTARIAS PARA LEGISLAR (Proyecto de ley que prohibe los circos con animales, boletín Nº 6636-06 y Proyecto de Ley que modifica la condición jurídica de los animales y otorga derecho a querella, boletín Nº6589-12).


Lo negativo:
La Ley Civil sigue tratando a los animales como "cosas corporales muebles" (art.567 Código Civil) y las iniciativas parlamentarias pensadas originalmente en pro del bienestar animal son desvirtuadas durante el proceso de discusión. De tal manera que terminan aprobándose proyectos de ley que NO representan el signo de los tiempos ni el sentir de la sociedad. Por ejemplo: el Proyecto de ley de Animales Peligrosos (boletín 6499-11); se ha convertido en un engendro jurídico que autorizaría a los municipios hacer un control de la sobrepoblación de perros a través de técnicas de exterminio masivo, lo cual se contradice con la campaña de valoración del Quiltro Chileno impulsada por la Comisión Bicentenario, se opone también a las recomendaciones de expertos en la materia y desconoce lo señalado por la Organización Mundial de la Salud (OMS) en cuanto a la necesidad de darle prioridad a las medidas de prevención (educación y esterilización).
Una vez más nuestro sistema jurídico queda rezagado frente al derecho comparado. Otros países consagran el derecho de toda persona a defender en juicio a quienes no pueden hacerlo por sí mismos, los animales. Chile, en estas materias, no es país digno de imitar. Precisamente, otro ejemplo de cómo se van desvirtuando los proyectos de ley en el curso del debate parlamentario es el Proyecto de Ley de Protección Animal (a punto de ser promulgado), el cual deja fuera la posibilidad de querellarnos por actos de maltrato animal siendo ésta una antigua reivindicación de las organizaciones de protección y defensa de derechos animales. EL PROBLEMA ES LA FALTA DE "LEGITIMACIÓN ACTIVA", ES DECIR, CADA VEZ QUE UNA PERSONA INTERPONE QUERELLA POR MALTRATO (Art.291 bis Código Penal), ÉSTA ES RECHAZADA POR LOS TRIBUNALES PORQUE, AL NO SER EL QUERELLANTE DUEÑO DEL ANIMAL, LOS TRIBUNALES NO LO CONSIDERAN VÍCTIMA. SABIDO ES QUE LA MAYORÍA DE LAS ACCIONES DE MALTRATO Y DE CRUELDAD SON COMETIDAS POR LOS PROPIOS DUEÑOS DEL ANIMAL (como la anorexia forzada, la tortura, las tiraduras de caballos, el abandono en autopistas).


Las instituciones del Estado NO están preparadas adecuadamente para recibir denuncias de maltrato (Carabineros de Chile) o para dar inicio a su investigación (Ministerio Público). Una denuncia de maltrato animal, aún cuando esté bien fundamentada, con testigos presenciales dispuestos a declarar, con registro audiovisual, etc. debe pasar demasiadas barreras para llegar siquiera a una formalización del imputado. La mayoría de ellas no son recogidas apropiadamente por las Fuerzas de Orden procediendo a darles una categoría jurídica errónea o derechamente a desestimarlas. Los fiscales, por su parte, aplican el Principio de Oportunidad, es decir no perseveran en la investigación porque el hecho denunciado "no compromete gravemente el interés público". En los hechos las denuncias mueren en el camino y el delito es tratado como delito de poca monta. SE HA COMPROBADO QUE EL SADISMO CON ANIMALES ES UNA ALERTA TEMPRANA DEL SADISMO CON LAS PERSONAS. ES UN TEMA DE POLÍTICA CRIMINAL QUE EL ESTADO DE CHILE DEBE ABORDAR ADECUADA Y OPORTUNAMENTE. HA QUEDADO DEMOSTRADO QUE PARA LAS INSTITUCIONES DEL ESTADO DE CHILE ESTE TEMA NO ES RELEVANTE.




El abandono de animales es la principal causa de maltrato animal en nuestro país, ya sea que éste se lleve a cabo de manera evidente (abandono en carreteras u otros lugares) o "puertas adentro" como los casos de deshidratación aguda y anorexia forzada por falta de agua y alimento, la falta de atención médico veterinaria, el confinamiento o encierro en lugares demasiado estrechos, el mantener permanentemente amarrado a un animal, no proporcionar abrigo del sol, de la lluvia, del frío, etc.
Recordamos casos emblemáticos de maltrato a cientos de animales en caniles pertenecientes a pseudo protectoras como la Sociedad Protectora Benjamín Vicuña Mackenna de Santiago, dirigida por personas que lejos de dar un uso benéfico a los fondos y donaciones recaudadas, lucraron con el sufrimiento de animales en verdadero estado de abandono. PARA SORPRESA DE TODOS LA MAGISTRADO DESESTIMÓ LA FORMALIZACIÓN POR MALTRATO ANIMAL QUE HIZO EL MINISTERIO PÚBLICO CONTRA EL PRESIDENTE DE ESTA SEUDO PROTECTORA POR CONSIDERAR QUE EL ABANDONO, AL SER UNA OMISIÓN (dejar de hacer), NO CONSTITUYE MALTRATO. HACE FALTA QUE LOS TRIBUNALES DE JUSTICIA AFRONTEN ESTA PROBLEMÁTICA SIN EXCUSARSE DE IMPARTIR JUSTICIA POR FALTA DE NORMA EXPRESA. QUIÉN PODRÍA HOY DISCUTIR QUE EL ABANDONO ES MALTRATO POR OMISIÓN, MÁS AÚN SI CON ELLO SE PROVOCA UN SUFRIMIENTO E INCLUSO UNA LARGA AGONÍA EN EL ANIMAL Y SE OBTIENE, ADEMÁS, LUCRO DE ELLO.


No queremos inducir al lector a sacar conclusiones en un sentido u otro pero sí pretendemos establecer desafíos:
Para avanzar de manera sustantiva en el respeto por los Derechos Animales se requiere PARTICIPACIÓN CIUDADANA, así mismo, permear las instituciones, socializar conceptos que sí se ajustan al método científico como “igual capacidad de padecer”, “bienestar animal” o “maltrato por omisión”. Se necesita promover en todos los sectores sociales una actitud reflexiva sobre estos temas, pero no sólo para sostener posturas “abolicionistas” o “bienestaristas” … pues para dar pasos significativos, pasos que salven vidas, que eviten sufrimiento y que repriman la crueldad, hace falta la manifestación de todos los voluntarios por los animales, en sus diversas expresiones, de modo tolerante, activo y no segregacionista.


Florencia Trujillo A.
Presidenta

Ecopolis Disciplinas Integradas