domingo, 25 de octubre de 2009

GAUCHO LIBERADO UNA HISTORIA QUE SE ESCRIBE A FUERZA DE GARRA Y CORAZÓN DE LEÓN ...



capítulo I

En rigor, lo extraordinario de la historia del león Gaucho es tan sólo su final: el hecho de su rescate y liberación en un Santuario de felinos en Sudáfrica.
Pero la vida pasada de Gaucho continúa siendo una condena para cientos de animales en los circos; animales que nacieron para ser libres y que en cifras alarmantes son mantenidos, reproducidos y comercializados ilegalmente.
Nuestro querido Gaucho es la punta del iceberg de un problema que pocos se atreven a pronunciar sin pelos en la lengua: LOS CIRCOS CON ANIMALES.

Mientras haya en Chile Circos con Animales habrá Gauchos por doquier, habrá comercio ilegal de especies protegidas, habrá cruza y reproducción para venta de cachorros a precios de mercado, en fin, habrá sufrimiento animal para nuestro lucro y diversión.

La pregunta es ¿en qué país queremos vivir? ¿En un país que cada 6 años conceda el regreso al hábitat a un animal de circo? ¿2003 chimpancé Toto, 2009 león Gaucho? ¿En un país que entrega la custodia permanente de los animales decomisados a los mismos infractores, porque una burocracia insensata así lo determina? (tigres, osos, leones, elefantes, loros).

Sin duda, celebramos que el Estado de Chile, en el caso de Gaucho, haya asumido su responsabilidad y compromiso con la comunidad internacional, cumpliendo los tratados suscritos que protegen mundialmente a las especies amenazadas (CITES).

Pero es necesario acotar que, en este proceso, ha sido determinante la participación y aportes específicos de las ONG's, y privados, en el rescate de Gaucho y en la búsqueda y obtención de cupo en el Drakenstein Lion Park.

Es justo y necesario que esta experiencia de cooperación, se vea reflejada en un reconocimiento mutuo, tanto entre las mismas instituciones públicas, como en la relación del Estado con las Organizaciones Ciudadanas, toda vez que no se trata de mero "protagonismo" sino de algo mayor, un signo de democracia, "participación ciudadana".
Esta experiencia demanda, de la sociedad toda, una profunda reflexión. En Chile, Ad portas del Bicentenario, aún debemos ganar muchas batallas; pero la más importante es aquella que se libra en la conciencia de las personas.
¡Que Vivan los Circos, Pero Sin Animales!

Ecopolis, Disciplinas Integradas