jueves, 12 de agosto de 2010

INCAUTACIÓN DE ANIMALES AL CIRCO FUENTES GASCA CANCELADA POR ORDENES SUPERIORES

Efectivos de Carabineros se retiran dos horas antes de que el circo partiera al sur

La incautación debía producirse en el instante en que se encendieran los motores de los camiones que llevarían a los tigres de bengala a su próximo destino circense pero llegado el momento el procedimiento no se llevó a cabo; la razón la desconocemos.

Es probable que, de algún modo, se haya filtrado la inminencia de la incautación. Sin embargo ello no justifica la cancelación de un procedimiento impulsado por delito flagrante, salvo que las instituciones del Estado teman a un eventual Recurso de Protección (o de Amparo según sea el caso) por parte de la transnacional.
Todos cuidan su hoja de vida y ante la duda se abstienen.

Claramente la aplicación de la convención CITES (sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Flora y Fauna Silvestres) tiene su complejidad pero si de algo estamos seguros es de la ilegalidad del acto que autorizó el ingreso de los tigres de bengala a Chile.

No sólo por el descriterio de permitir que una chilena con prontuario por contrabando de primates importe animales de especies en peligro de extinción bajo la razón social de Alva Producciones Ltda. (representante del circo Fuentes Gasca ante el SAG) sino porque esos animales (Panthera tigris) provienen de un centro de cría en cautividad marginal al sistema regulado por CITES, por tanto prohibido su desplazamiento transfronterizo.


Precisamente por ello anunciamos para el día lunes 16 la presentación de un Reclamo de Ilegalidad ante la Contraloría General de la República para efectos de que ésta se pronuncie con el rigor jurídico que otros no han tenido y establezca las responsabilidades funcionarias que corresponda por transgredir, pese a las denuncias y antecedentes aportados por Ecópolis en diversas ocasiones, las normas de la Ley de Caza y de la convención CITES.

Sin embargo, no se trata sólo de tigres y tráfico de especies protegidas, pues son dos las denuncias hechas por Ecópolis, una por "comercio indebido de especies protegidas" y otra por "maltrato animal" de los ponies, dromedarios, el canguroTyson y también los felinos en cuestión.


Lo ocurrido no nos desmoraliza, no es la primera vez que se filtra información hacia los circos. Recordemos que el año 2000 varios chimpancés fueron retenidos por el SAG al circo Fuentes Gasca y posteriormente devueltos a este por una decisión de carácter política, siendo la confiscación de los chimpancés recomendada por la Secretaría CITES. Afortunadamente para los simios, el circo se dirigió a la hermana República de Colombia, país que supo cumplir a cabalidad con la convención CITES incautando a los grandes primates y sancionando a sus tenedores por comercio ilícito de especies protegidas.


No cabe duda, para los Fuentes Gasca somos pulgarcito... y para el Leviatán (el Estado) somos ciudadanos hincha pelotas... y lo seguiremos siendo mientras no cumplan con su deber el SAG, el Museo de Historia Natural, el Miniterio Público, el OS5 de Carabineros, la BIDEMA y todos quienes de algún modo u otro han permitido que en Chile se vulnere el imperio del derecho perpetuando el tráfico de animales de especies protegidas. Animales explotados y comercializados por transnacionales circenses que compran a los gobiernos las bulas papales del siglo XXI: el paraíso en la tierra, la impunidad.


Florencia Trujillo A.
Presidenta
Ecópolis Disciplinas Integradas