lunes, 8 de noviembre de 2010

Por una moderna legislación de tenencia responsable de animales de compañía





. Por un Estado que eduque en  la prevención.

. Por una política de esterilización masiva.

. Por la sanción al abandono.

. Por la regulación de los criaderos.

. No a la ley mata-perros

. Sí al control ético canino 


Nos entristece profundamente la muerte de dos personas a consecuencia de las heridas provocadas por un ataque de perros en la comuna de Peñaflor (Santiago, Región Metropolitana); y exigimos que se investigue en profundidad lo ocurrido para esclarecer las circunstancias que rodearon el trágico suceso. Acompañamos a las víctimas en su dolor, un duelo terrible, que niguna familia merece sufrir.




Como parte del movimiento por los derechos animales hemos abogado hasta el cansancio por una legislación que aborde, de modo responsable y a la luz de conceptos modernos, todas las problemáticas derivadas de la falta de una política eficaz y eficiente de control canino. Por siglos en Chile se ha utilizado el recurso más cavernario para enfrentar el descontrol poblacional de perros: las matanzas... año 2010 ¿seguiremos aferrados a una fórmula anacrónica, probadamente inútil, cruel y derrochadora?


Es un hecho: mientras haya un vacío normativo y las autoridades eludan sus obligaciones habrá nuevas víctimas. Por lo mismo, solicitamos  a la Organización Panamericana de la Salud que, de modo directo, envíe al Gobierno de Chile las directrices técnicas de una política pública de control de poblaciones caninas.


Los accidentes por mordeduras son una realidad, al igual que el abandono y el maltrato animal... nuestro deber es modificar esta realidad sin duda, pero no lo haremos a través de discursos populistas, efectistas, complacientes de una masa de consumidores de noticias prefabricadas.

Es fundamental que las autoridades políticas y los funcionarios ministeriales se hagan asesorar y entiendan la naturaleza del problema:

El 1% de las urgencias en los servicios de salud corresponde a accidentes por mordeduras, de ese porcentaje el 80% corresponde a una agresión que tiene su origen en la forma de relacionarse con el perro, es decir, en "la calidad de vínculo", por ejemplo, criando perros excesivamente sumisos (con miedo permanente...eso ya es un peligro inminente), o exacerbando la agresividad en perros guardianes, o despertando abruptamente a un perro durmiendo, o no comprendiendo señales físicas de advertencia sumado a la ausencia de un adulto supervisor.


Si en las escuelas se enseñara, como parte integrante del currículum, cómo convivir con los animales, especialmente perros y gatos -así como en los liceos se enseña educación cívica- muchos accidentes por mordeduras se evitarían, habría más cultura de tenencia responsable y menos hechos que lamentar.

Apoyamos toda buena iniciativa y llamamos a difundir el material publicado por la Plataforma Chile Animal en el siguiente link: www.chileanimal.org/cronicas
Dicho documento informa, educa y actualiza los conceptos.


Ecopolis, Disciplinas Integradas