martes, 8 de marzo de 2011

Centro de Primates de Peñaflor


Marzo, Peñaflor, Región Metropolitana, Chile.-

Daniela y Daniel, provienen del circo México y circo Triany respectivamente.
Hoy se encuentran en el Centro de Primates y son inseparables.

Hoy fuimos al Centro de Rescate y Rehabilitación de Primates de Peñaflor, su directora es Elba Muñoz quien ha dedicado toda su vida a este proyecto, único en Chile para primates, generando un espacio especialmente habilitado para recibir aquellos monos que han sido rescatados de situaciones de tenencia ilegal, o de maltrato, de casas particulares, de circos e incluso de zoológicos.
El Centro de Primates es una institución privada, sin fines de lucro y que funciona sin aportes del Estado pero que recibe a los monos decomisados o incautados por el Estado  y los mantiene de por vida. Se financia con fondos propios de la familia, otro modo es el sistema de apadrinamiento de cada uno de los monos que llegan al Centro, lo cual permite recaudar una suma mensual, que por lo general se hace poca para todos los gastos que implica su mantención. Recientemente se inauguró la Cafetería Momó, situada a la entrada del Centro, lugar que recomendamos ampliamente pues además de contar con la mejor atención, ofrece productos de calidad y souvenirs, toda la ganancia va en directo beneficio para los monitos.

Los monos  decomisados, que llegan al Centro, llegan en jaulas diminutas en donde han sido mantenidos por años en manos de personas que afirmaban "querer a sus monitos" .

Los monos del Centro de Primates llegan al centro mediando Acta de Entrega (SAG o PDI).Una vez ingresados éstos no se venden, no se canjean por otros animales, no son usados en espectáculos circenses, viven en un hábitat con enriquecimiento ambiental, con una dieta alimenticia balanceada y con atención veterinaria integral. Cabe destacar que en conjunto con la Policía de Investigaciones (PDI) se ha hecho un registro de las huellas digitales de cada uno de los primates.

Los hábitat se construyen en medio de los arboles

 De gran relevancia es la atención dental que reciben todos los primates debido a las graves infecciones (y con ellas el consecuente deterioro general de salud) dentales provocadas por la extirpación de los dientes incisivos. Algo similar a lo que hacen con las garras de los leones y tigres en los circos (desungulación) lo hacen con los primates y su poderosa dentadura... a la mutilación se añade la secuela de horror de una extracción hecha personas no competentes, sin antibióticos, dejando la raíz expuesta, en condiciones no higiénicas.


Mono ardilla con infección del conducto dental 

El centro desarrolla, además, una labor educativa pues todos los monos que llegan al centro son un testimonio vivo del sufrimiento que ocasiona la ignorancia, la irresponsabilidad y la explotación comercial de animales que nacieron para ser libres pero que , sin embargo, son usados como mascota o como objetos de entretención y divertimento. Los monos NO son animales de compañía, NO son mascotas. Ellos tienen sus propias razones para existir y debemos respetar su naturaleza silvestre.


En terribles condiciones llegan los monos

No obstante lo anterior, los primates que llegan al Centro no pueden ser reinsertados en sus hábitat de origen, han perdido para siempre la posibilidad de vivir sin supervisión humana. 




Es por ello que se intenta recrear un espacio que les permita desarrollar un comportamiento propio de su especie, con elementos de enriquecimiento ambiental, para estimular el ejercicio físico, la exploración y la socialización. Esto último es crucial pues los primates son seres gregarios (al igual que nosotros, homo sapiens) y necesitan compañeros sociales.


La soledad forzada es ausencia de bienestar, es maltrato, es antinatural y aún hoy muchos no logran entender esta afirmación de connotación etológica. Cuántos solitarios animales gregarios hay en circos, zoológicos y casas particulares ¡y qué decir de la historia del chimpancé Toto! (que tras su recuperación en el Centro vive hoy días felices en el santuario Chimfunshi, en Zambia); el canguro "boxeador" Tyson, que es en realidad una hembra, es "ella". Y la elefanta Ramba, sola durante décadas ¿recordará a su manada?. Cada primate que llega al Centro trae consigo una historia de sufrimiento físico y emocional, cada uno es único, es una entidad con memoria, con recuerdos y con sentimientos.


Toto junto a otros primates en el Santuario Chimfunshi 

Esperamos que esta nota sobre el Centro de Rescate y Rehabilitación de Primates de Peñaflor contribuya a la difusión de su aporte a la sociedad chilena, a la reflexión en torno al deber ético de abolir los circos con animales y a la NO conformidad pues las autoridades tienen una ley (Convención CITES)que hacer cumplir y una voluntad política comprometida ante la Cámara de Diputados, que es: mejorar la fiscalización, parar la reproducción sin control de los felinos en los circos, construir un Centro de Rescate de Grandes Mamíferos y desterrar la mala práctica de entregar a los animales decomisados en custodia a los mismos infractores (circo Triany, Guadalajara, Las Montini, Los Tachuelas, etc.).


¿Cómo ayudar?

Apadrina

¡¡¡QUE VIVAN LOS CIRCOS... PERO SIN ANIMALES!!!

LIBEREN A RAMBA... EL ÚLTIMO ELEFANTE ESCLAVO EN CHILE


Ecopolis, Disciplinas Integradas