jueves, 5 de diciembre de 2013

RESPONSABILIDAD DEL SERVICIO AGRÍCOLA Y GANADERO POR ACCIDENTE QUE CAUSÓ MUERTE DE MENOR


Comunicado Público de Ecópolis Disciplinas Integradas:

SITUACIÓN LEGAL DE ELEFANTA RAMBA PARA EL AÑO 2004

El año 2004, cuatro meses antes del fatal accidente, el SAG pudo haber hecho lo correcto pero no lo hizo. Debía haber retirado a Ramba de manos del circo pero por causas inexcusables se negó sistemáticamente a hacerlo.

Santiago, 5 de Diciembre de 2013.- En relación al fallo del Primer Juzgado de Letras de Talagante, confirmado unánimemente por la Quinta Sala de la Corte de Apelaciones de San Miguel condenando al empresario circense, Joaquín Maluenda, a cancelar $102 millones de pesos por su responsabilidad en el accidente que provocó la muerte del menor de edad, Thomas Villar Ibarra, siendo aplastado por un muro medianero derribado por la elefanta Ramba el 3 de junio de 2004, declaramos:

Este lamentable accidente podría haberse evitado si la autoridad competente, el Servicio Agrícola y Ganadero, hubiese cumplido con su deber, conforme a la normativa legal vigente, retirando materialmente a la elefanta de poder del circo al momento de constatarse (en 1997) y ratificarse (en 2004) la tenencia ilegal del ejemplar. 

No es menor el hecho de que la autoridad llamada a prevenir este tipo de situaciones haya cedido a las peticiones del circo vulnerando con ello todas las normas legales y reglamentarias sobre la materia.

A nuestro juicio gran parte de la responsabilidad le cabe al Servicio Agrícola y Ganadero pues sus omisiones y falta de criterio pusieron en riesgo a niños y adultos, en todo Chile, no sólo con la elefanta Ramba sino también con los tigres, que hasta hace poco también fueron parte del show circense.

Un poco de historia:

· 30 MIL DÓLARES PAGÓ EL SR. MALUENDA POR RAMBA ¿CUÁNTO GANÓ CON SU EXHIBICIÓN?: La elefanta asiática de nombre Ramba ingresa ilegalmente al país en poder del argentino Sr. Eduardo Val. Al constatarse su origen ilegal el SAG la decomisa (pero sólo en el papel pues nunca se efectuó, por este Servicio, el retiro material del paquidermo) tras lo cual -el Sr.Val- la vende, el año 1998, por 30 mil dólares, al empresario chileno Sr. Joaquín Maluenda, propietario del circo Los Tachuelas. Hasta aquí hay a lo menos 3 delitos consumados: contrabando (Ley de Aduana), comercio indebido de especies protegidas por la convención CITES (Ley de Caza) y Maltrato Animal (Código Penal).

· El 2 de Febrero del año 2004, el SAG confirma el decomiso del elefante asiático y, junto con ello, ordena el decomiso de otros tantos animales en poder del Sr. Maluenda: tres leones, cinco tigres, y ocho monos papiones, los cuales han seguido reproduciéndose comercialmente hasta el día de hoy pues nunca fueron retirados materialmente del circo. 

· Pues, en la misma resolución que ordena el decomiso de todos los animales mencionados el SAG resuelve entregarlos en custodia al mismo infractor (Sr. Maluenda). Esta resolución ha sido declarada ilegal por la Contraloría General de la República en Dictámen Nº 46.334 de Julio de 2011. Pero antes, el año 2003, ya la Contraloría se pronuncia, en Dictámen Nº50.047, respecto de las facultades y deber del SAG para sancionar administrativamente, con multa y decomiso, la tenencia ilegal de animales en los circos. 

· Es decir, el año 2004, cuatro meses antes del fatal accidente, el SAG pudo haber hecho lo correcto pero no lo hizo, actuó contraviniendo la Ley de Caza, la convención CITES y el Dictámen Nº 50.047 (año 2003) de la Contraloría. Debía haber retirado a Ramba de manos del circo pero por causas inexcusables se negó sistemáticamente a hacerlo y debió ser, finalmente, la Justicia la que actuara conforme a derecho en enero de 2012 incautando a la elefanta por el delito de maltrato animal.

· Lo anterior se extendió por un lapso de 15 años (1997-2012), hasta que cansados de solicitar infructuosamente al SAG el cumplimiento de la ley, y con un nuevo Dictámen de Contraloría a nuestro favor (Nº46.334 del año 2011), presentamos una querella por maltrato animal y comercio indebido de especies protegidas por CITES ante el Juzgado de Garantía de San Bernardo, el cual primeramente ordenó la incautación de Ramba y su inmediato traslado al Parque Safari (en calidad de custodio provisorio) para comenzar un proceso de recuperación de su salud física y emocional. Esto se hizo realidad los primeros días de enero de 2012, con la participación de expertos del Santuario de Elefantes de Tennessee.

· El Sr. Joaquín Maluenda fue condenado por maltrato animal a la pena de 100 días de presidio menor en su grado mínimo, y multa de 10 unidades tributarias mensuales, accesoria de suspensión para cargos u oficios públicos durante el tiempo que dure la condena. Respecto del delito de comercio indebido de especies protegidas, el magistrado llegó a la convicción de que se cometió el delito pero que por el transcurso del tiempo operaba la prescripción de la responsabilidad penal.