martes, 30 de diciembre de 2014

SUCEDE AHORA, 7.300 TERNERAS VIVAS -raza Holstein- VIAJANDO POR MAR DESDE CHILE A CHINA

21 días de viaje lleva la embarcación que transporta a 7.300 vacas 'lecheras' embarcadas en Puerto Montt el pasado 26 de diciembre 2014 rumbo a la China, 
se supone que el viaje demora unos 30 días. 


Se trata de un primer embarque, encabezado por la empresa brasileña Minerva Live Cattle Exports -la mayor exportadora de ganado de Sudamérica-. Es decir, es el primer envío de un total anual que bien puede llegar a 20 mil terneras, a un precio de mercado que varía entre $500 mil a $600 mil por cada una. Todo esto esto tiene origen en una nueva política de las autoridades chinas que busca incrementar el consumo interno de lácteos, y se concreta, para Chile, en la firma de protocolos fitosanitarios negociados por el SAG con el país asiático en abril del año 2014, cuando los ciudadanos de a pie estábamos preocupados del incendio en Valparaíso y las secuelas del terremoto en el norte.


En el mes de febrero se producirá el segundo embarque de 4.500 terneras las que, al igual que las primeras, llegarán a China para ser explotadas en la industria de lácteos por un lapso de tiempo de cinco años, con todo lo que ello significa en términos de abuso y maltrato animal, al generar nacimientos que estimularán la producción de la leche que será arrebatada a sus verdaderos dueños (no humanos). El SAG aún no da respuesta a la carta de solicitud de información que presentamos en diciembre de 2014; por supuesto que de no responder, presentaremos el debido reclamo ante el Consejo Para La Transparencia. 

No olvidar que esta operación de exportación 'casualmente' fue precedida de una conveniente declaración de WSPA sobre los elevados estándares de bienestar animal en Chile. Parece que ni se enteraron de la mediática denuncia de maltrato animal, por las atrocidades cometidas durante años en miles de terneros, por la empresa Manuka, proveedora de SOPROLE y otras marcas lácteas, en la hacienda Rupanco. Así como tampoco supieron que el SAG, teniendo conocimiento de estos hechos, NO hizo la denuncia o entrega de antecedentes al Ministerio Público. 

Es paradojal pensar que en el Chile actual haya tantos grupos y organizaciones, como nunca, promoviendo el vegetarianismo y veganismo y, por otro lado, se abra una "oportunidad de negocios", para otro grupo de personas, de millones de dólares, que condenarán a la esclavitud a decenas de miles de individuos, con identidad propia, con conciencia de sí mismos, tal vez trastornados o enloquecidos por tener que vivir una vida para la cual no nacieron, una vida de 'vacas lecheras'. 



Florencia Trujillo A.